Airbnb está en las últimas etapas de la adquisición de Luxury Retreats, un servicio precisamente al estilo de Airbnb que se centra en hogares de gama alta, por un precio estimado en alrededor de 200 millones de dólares (casi 188 millones de euros), según TechCrunch.

Airbnb estaría interesada en esta compañía debido a su equipo, con la experiencia necesario en el segmento del lujo. Las casas en la plataforma incluyen una villa propiedad de Francis Ford-Coppola en Puglia, Italia; o la isla Necker de Richard Branson.

Esto encajaría con la estrategia de Airbnb para continuar diversificando su base de usuarios e ingresos, antes de una posible salida a bolsa. La compañía ha recaudado cerca de 3.000 millones de dólares y habría alcanzado una valoración cercana a los 27.000 millones de euros.

Luxury Retreats, con sede en en Montreal, Canadá,  ha recaudado hasta la fecha poco más de 15 millones de euros en financiación. Además, la compañía lleva años siendo rentable.

Otras empresas en el mismo mercado incluyen OneFineStay, que fue adquirido recientemente por el grupo Accor, o HomeAway, propiedad de Expedia, que tiene su propia sub-marca de lujo, si bien la Luxury Retreats trata de diferenciarse de su competencia a través de un riguroso proceso de certificación y control de las propiedades que figuran en su plataforma.

La empresa trabaja con una comisión del 20 por ciento como punto de partida. Algo más en determinados casos, dependiendo de las necesidades de su clientela de gama alta.

Este acuerdo se suma a la reciente compra de la plataforma de crowdfunding Tilt, que adquirió por 47 millones de euros.

Curiosamente, la adquisición de Luxury Retreats se produce después de que Airbnb se reuniera con el embajador canadiense en Estados Unidos a finales del año pasado.