De los millennials –también conocidos como Generación Y– forman parte los jóvenes nacidos entre los años 1980 y 2000; es decir, aquellos que en la actualidad tienen entre 17 y 37 años. Son, por tanto, nativos digitales, acostumbrados a utilizar la tecnología con absoluta naturalidad, casi como una extensión de su cuerpo. Desde hace unos años, los millennials se han convertido en una obsesión para las marcas, sobre todo porque las proyecciones demográficas estiman que en 2025 representarán aproximadamente el 75% de la fuerza laboral en el mundo.

Sin embargo, los millennials comportan importantes retos, sobre todo porque actúan, se relacionan y compran diferente. Además de este vínculo con la tecnología y su extrema facilidad para adaptarse a cambios e innovaciones, los millennials tienen otras características que les distinguen sobre otras generaciones. Por un lado son multitarea y multicanal; es decir, tienen la costumbre de hacer varias cosas a la vez y acceden a contenidos y herramientas a través de varios dispositivos. También se han adaptado mucho más rápidamente a los smartphones y los utilizan como primera opción, lo que implica, por ejemplo, un consumo mucho mayor de apps.

Su presencia en las redes sociales es mucho más habitual y, al mismo tiempo, se revelan como críticos y exigentes con los productos y servicios que les interesan. Pero lo más importante es que se relacionan de otra manera con las marcas, ya que buscan una mayor personalización e incluso participar en el proceso de desarrollo de los productos que les atraen.

Así se define a los millennials en todo el mundo, de una forma bastante generalizada. Sin embargo, ¿cómo son los millennials españoles? O al menos, ¿cómo compran? El último ‘Estudio sobre Comercio Electrónico B2C’, publicado por el ONTSI, no tiene todas las respuestas, pero sí aporta importantes claves acerca de en qué coinciden y en qué se diferencia con respecto a otras generaciones, a la hora de adquirir productos y servicios por Internet. De él hemos extraído 10 conclusiones:

1º) La mayor diferencia que registran los millennials españoles, frente al total de internautas, es el número de ellos que compra por Internet. El 72,8% adquirió productos online el último año, frente al 64,3% del total. Es decir, los millennials están 8,5 puntos por encima. Sin embargo, coinciden en la frecuencia de compra y en el gasto, aunque este último es ligeramente menor para la Generación Y.

2º) La diferencia en el uso del smartphone se decanta claramente hacia los millennials. El 22,2% lo utiliza para buscar información sobre productos y servicios, frente a sólo el 16,2% del total. Por el contrario, el global de internautas prefiere antes el PC (47,2% frente al 35,1%).

3º) Los tipos de productos que se adquieren mayoritariamente son muy parecidos entre los millennials y la media general de internautas. Los primeros compran sobre todo ropa, complementos y artículos deportivos (44,6%), así como entradas a espectáculos (44,2%), mientras que los segundos utilizan más el comercio electrónico para adquirir billetes de transporte (43,3%).

4º) Respecto a la tipología de productos puede establecerse otra diferencia sustancial. Los millennials están más dispuestos a adquirir productos físicos (73,6% frente al 68%), pero curiosamente adquieren menos contenidos digitales (17,5% frente al 20,5% de la media general de internautas).

5º) En cuanto a la compra en movilidad, la diferencia está por encima de los cinco puntos. Los millennials siguen esta práctica en un 18,2%, frente a sólo el 12,9% de la media general.

6º) La compra a través de redes sociales sigue siendo residual. Sin embargo, los millennials van claramente por delante: 4,9% frente al 3%.

7ª) La fidelidad a los sites en los que han adquirido previamente es, sin embargo, muy similar entre los dos grupos de estudio. La media general de internautas compradores es que repiten en 92% de los casos, frente al 92,8% de los millennials; ligeramente por encima.

8º) Sorprendentemente y pese a que se les define como los mayores usuarios de apps móviles, ellos se decantan menos por las de pago. Sólo el 15,8% de ellos adquirieron alguna en el último año, frente al 18,2% del cómputo general de internautas.

9º) Otra gran diferencia entre millennials e internautas en general es el hábito de usar videojuegos. Los primeros juegan con ellos en un porcentaje del 47,8%, frente a sólo el 32,3% de los segundos.

10º) Por último, un apunte sobre los internautas no compradores. Los millennials siguen la misma tendencia de usar más el móvil para buscar información sobre productos que luego adquieren offline. Así lo hace un 46,2%, frente a sólo el 27,4% de la media general de internautas. Estos últimos prefieren el PC (47,3% frente al 22,6%).

Artículo original en red.es