La jornada para el espacio #techYsostenibilidad contó con dos conferencias que acataron un estudio sobre ‘El Modelo ITH de Sostenibilidad Turística en España’ y la tertulia sobre ‘Los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas y la contribución de la industria del turismo’.

En primer lugar, el estudio realizado por ITH y presentado por Rainer Brusis contó con un test de evaluación que relacionaba aspectos económicos, sociales y ambientales. El socio-director de Innova Management describió que el modelo se basa en criterios de medidas de sostenibilidad diseñados específicamente para el sector hotelero. Entre los hoteles encuestados, los resultados obtenidos explican cómo la sostenibilidad ambiental, económica y social ocupa un 65’7%.

Para Brusis, la mayor referencia de sostenibilidad la consigue, a nivel europeo, la red de expertos y organizadores dedicados al turismo, al medio ambiente y al desarrollo regional Destinet. “En Europa hay muy pocas certificaciones a nivel mundial”, añadió. A estos se unen las certificaciones Green Globe, Green Tourism, The Green Key y Travelife. Brusis declaró que las conclusiones del estudio se basan en “los esfuerzos de los hoteles para mejorar los canales de comunicación entre empleados y clientes” y señalan “que existe un margen de mejora con la implementación de nuevas medidas”. Asimismo, “se ha detectado una evolución favorable en los últimos años”, añadió. No obstante, para conseguir esta implementación de la sostenibilidad se ha de conseguir la unión de aspectos como la concienciación medioambiental, la normativa energética, el ahorro de costes y la presión de los stakeholders. El enfoque en el caso de la economía se ha de tomar desde el desarrollo de una “política ética de trabajo” por parte de los hoteles y a avanzar en la exigencia de políticas de sostenibilidad. Finalmente, el aspecto social se ha de tratar a partir de la formación del personal, respondiendo a la demanda de sostenibilidad y mejorando la calidad ambiental del interior de los hoteles.

TOL8043-1.jpg

La segunda ponencia estuvo moderada por Luigi Cabrini, presidente del GTSC (Consejo Global de Turismo Sostenible), quien aseguró que los pilares fundamentales del sector turístico en la actualidad son “su crecimiento, la extensión geográfica que alcanza y el reconocimiento de la comunidad internacional a través de las Naciones Unidas del potencial del turismo como elemento de desarrollo”.

Con mención a la celebración del Año de la Sostenibilidad por parte de todos los asistentes, el primer ponente, Dirk Glaesser, desde la OMT, afirmó que “la sostenibilidad hay que vivirla y gestionarla. Hay que priorizar y enfocarse en lo importante”. Por su parte, Patricio Azcárate, director de ITR aseguró que “el turismo afecta a toda la sociedad, a toda una cadena de valor muy importante”. Asimismo, recalcó que el objetivo “no es un premio a ser más sostenible, es una garantía al turista de que tienen en cuenta dicho criterio de sostenibilidad”. Todos los ponentes coincidieron en que algo, por ser sostenible, no tiene por qué requerir más esfuerzo económico por parte del cliente. Desde la Secretaría de Turismo de México, María Teresa Solís valoró que se debe contribuir a “objetivos como el alivio a la pobreza, el trabajo decente, el acceso a vivienda de calidad, la igualdad de género y la formalización de empleos”.

Por otro lado, Patrick Torrent, Presidente de NECSTOUR, lo tiene claro: “Los lugares deben ser mejores destinos para ser vividos, para que sean mejores destinos para ser visitados”. Para este, los pilares se encuentran en la lucha contra el cambio climático, el turismo cultural y de sostenibilidad y la colaboración y cooperación. Respecto a la demanda del público de hoteles sostenibles, Azcárate declaró que optar por ello “es poner en valor algo que te hace distinto frente a otros. Hay que distinguirse y hay que garantizar que eso vaya a ser ahora y siempre”. Solís consideró que “la conciencia por parte del público en general es un reto para todos”. No obstante, y coincidiendo con Marc Oliveras, director de NotGreenWashing Institute, opinó que “muchos turistas ya llegan con mucha sensibilidad hacia el tema, sobre todo los jóvenes sobre la población adulta”.

Finalmente, el tejido empresarial obtuvo un rol importante en la presentación. “El papel negativo de los fondos de inversión es que requieran una rentabilidad. Sin embargo, lo sostenible es lo único que proporciona algo a largo plazo, la distinción”, aseguró Azcárate. La solución para un ejemplo como Barcelona y su masificación turística la explicó Torrent: “Este año estará dedicado a la sostenibilidad. El plan estratégico es la desconcentración. Podemos gestionar Cataluña como un escenario de turismo, no solamente en el ámbito urbano”. El punto final en relación a la celebración del año de la sostenibilidad lo puso Glaesser: “Son planes de larga duración complementados con planes de acción”. Para obtener resultados, “no hay que hacerlo bien solamente, hay que dar evidencias”.