En la primera jornada del espacio #techYdestino, Andy Stalman fue el encargado de moderar el debate ‘Potencia tu marca, crece tu destino’. Los ponentes charlaron sobre la inclusión de las nuevas tecnologías en el sector turístico español. Íñigo Gil-Casares, desde el ICEX, consideró que España se encuentra en un “proceso de apoyo a la internacionalización y de la economía española”, así como la importancia de la tecnología turística. Casares defendió la ventaja del país como destino, a pesar de la necesidad de incidir y evolucionar en la tecnología.

Por su parte, el director de Mesías-Inteligencia, José María Cubillo, aseguró que la confusión de la imagen orgánica del destino con la real es un error común. Según este, las herramientas para evolucionar existen, “solo hay que saber utilizarlas”. En nombre del Foro Marcas Renombradas Españolas, Pablo López Gil declaró que se debe establecer una relación entre marcas e imagen y país. Finalmente, terminó el turno de presentación Carlos Chaguaceda, director de Turismo de la Comunidad de Madrid, quien aseveró, que “si no tienes una marca, no eres nadie. Si no construyes tu marca, otro la construirá por ti”.

Acerca de la cifra de turistas que visitan España cada año, Cubillo incidió en el récord batido en 2016. No obstante, afirmó que la innovación en ocasiones eclipsa lo básico. El posicionamiento de la marca lo nombró López Gil, quien aseguró que, además de una obsesión por las cifras, según los datos del Reputation Institute, España se encuentra bien valorada en los aspectos de ocio y entretenimiento. Mientras, en tecnología, empresas y marcas reconocidas no alcanza un alto nivel. El principal reto que tiene en la actualidad este país es, según Chaguaceda, la apuesta por la calidad y el equilibrio entre los tipos de turismo. “Lo importante es anclar la marca en los valores”, señaló.

Respecto al cambio de mentalidad sobre la Marca España en relación al turismo, Gil-Casares apostó por un claro cambio positivo: “En turismo se nos reconoce mundialmente”. Asimismo, existe el obstáculo de “morir de éxito”. Esto ocurre cuando se busca un turismo de calidad, pero se produce la masificación y sobreexplotación. Al incidir en el papel de las nuevas tecnologías, el Big Data y las redes sociales, todos los ponentes coincidieron en que en la actualidad no se posee toda la capacidad de conocimiento de los mismos. La colaboración y la relación de interés mutuo entre industria y nuevas tecnologías se convierte, según los protagonistas, en hecho primordial para conseguir los objetivos establecidos. “El Big Data no sirve de nada si no hay alguien detrás que lo analice”, sentenció Cubillo.

Por su parte, Álvaro Carrillo de Albornoz, director de la Plataforma Tecnológica del Turismo Thinktur e ITH, ha presentado el e-Book ‘Smart data aplicado a los destinos’, elaborado en colaboración con otros centros de innovación turística del país. A la hora de presentar el libro, Carrillo destacó que el smart data, herramienta con múltiples aplicaciones en el sector turístico, es simplemente una forma de emplear el famoso big data junto con análisis para intentar extraer información concreta para beneficio de los destinos y la industria y para personalizar la experiencia del viajero.

Suscríbete a nuestro Newsletter


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *