Un año más, FiturtechY llama a las puertas de FITUR en Madrid pero, al contrario que otras veces, en este 2017 lo hace en cuatro foros diferentes: #techYdestino, #techYfuturo, #techYnegocio y #techYsostenibilidad, punto de reflexión y diálogo para empresarios e innovadores interesados en la aplicación de las nuevas tecnologías en el mundo de los viajes y el turismo.

La regeneración sostenible de los espacios turísticos y la preservación del patrimonio común fue uno de los temas del día en #techYsostenibilidad. Lorena Araya, directora regional de Turismo de la Región de Magallanes y Antártica chilena, un área que comprende el 62% del país, destacó cómo el territorio fomenta el turismo responsable y la conservación y protección de especies del lugar a partir de la implicación de los pueblos autóctonos. La importancia de trabajar con, y para, los habitantes también la recalcó Roberto W. Cárdenas, de la Secretaría de Turismo de Guanajuato, quien mencionó el cambio producido en el estado mexicano en los últimos años, que ha hecho del sector turístico su segunda fuerza económica y que ha posicionado a Guanajuato como el sexto destino turístico del país, por detrás de la costa. Todos los objetivos turísticos del lugar tienen como meta generar un impacto positivo en sus habitantes. Su política de embellecimiento consiguió que las ciudades, que “no se hicieron para ser visitadas, sino vividas”, incrementasen su turismo pero, sobre todo, mejorasen la existencia de sus habitantes, como especificó Juan Antonio Menéndez-Pidal, Vicepresidente del Instituto de Turismo Responsable.

Cipriano Marín, coordinador de la Cumbre Mundial de Turismo Sostenible, quiso dejar claro que el turismo tiene un gran poder como vector de regeneración de espacios y puso como ejemplo la Iniciativa Starlight, precisamente importante en el chileno desierto de Atacama, que promueve el ahorro de energía y el empleo de buena iluminación para conseguir recuperar los cielos y las estrellas, algo que consigue luchar contra el cambio climático mientras posiciona al destino como un nuevo atractivo turístico.

Alberto Guerrero Fernández, Presidente de la Federación Española de Centros y Clubes UNESCO, insistió en la relación íntima entre el turismo y el desarrollo sostenible. El turismo es una de las industrias que mueve el mundo, y puede ser una importante arma para hacer frente a los retos del milenio. Para ello es necesario establecer puentes entre las políticas turísticas, patrimoniales y territoriales. Fue Jesús Castillo Oli, de la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, quien hizo un llamamiento a favor de romper el paradigma y el conservadurismo a la hora de tratar el patrimonio, una infraestructura única para poner en marcha un destino turístico pero también necesitada de cuidados.

Posteriormente, José María de Juan, socio director de Koan Consulting, moderó una discusión sobre el papel de las DMO (Destination Management Organization) en la sostenibilidad turística, en donde Antonio Ceia da Silva, Presidente de la Entidad Regional de Turismo de Alentejo, insistió en que la sostenibilidad se incluye ya en el perfil del nuevo turista. Las fuentes de información, la preocupación ambiental y el deseo del viajero por encontrar lo distintivo de cada lugar le llevan a interesarse por destinos sostenibles. “La sostenibilidad no puede ser un fin, sino un elemento de construcción del destino”, concluyó.

Xavier Font, del equipo de la Oficina Técnica de Turismo de la Diputación de Barcelona, mantuvo que “los destinos turísticos serán sostenibles o no serán”. Y esa sostenibilidad pasa por una colaboración entre agentes públicos y privados, todos tienen que trabajar juntos y todos son relevantes. Igual de seguro se mostró al declarar que “un turista responsable lo es hasta en la elección del destino del viaje”. De acuerdo con la colaboración entre ámbitos se mostró también Xavier Suñol, del Ayuntamiento de Barcelona, quien consideró que “el principio del turismo responsable es aquel que es mejor para sus ciudadanos y, por extensión, para sus visitantes”. En Barcelona precisamente se está reflexionando mucho sobre el turismo y el funcionamiento de la ciudad. “Apostamos por una sostenibilidad ambiental, social, económica e identitaria. El turismo sostenible lo es porque los habitantes quieren vivir en el destino”.

Maider Etxebarria, directora de turismo del gobierno vasco, afirmó que “el turismo sostenible no es una alternativa, es nuestro único camino”. Ahora mismo buscan certificaciones que le indiquen al turista que el destino está comprometido con este camino.

David Miguel Pérez, concejal de turismo de Arona, en Tenerife, entiende la sostenibilidad como una característica social y económica, algo contra lo que ningún tipo de turismo debería ir. Se mostró satisfecho por el hecho de que Tenerife fuese el primer destino canario con el certificado Biosfera y subrayó que potenciar el turismo sostenible hace que el destino pueda optar a un mejor tipo de cliente.

El prestigioso concurso Re Think Hotel desveló los 10 mejores proyectos de sostenibilidad y rehabilitación hotelera de España en FITUR, un certamen al que se presentaron más de 80 candidaturas y en donde las zonas costeras fueron las grandes triunfadoras (Canarias, Andalucía, Cataluña y Baleares) pero en donde destacaron también Madrid y, por primera vez, Aragón y Alicante. En su tercera edición, el concurso vuelve a impulsar y poner de manifiesto los beneficios de la sostenibilidad hotelera de acuerdo con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Suscríbete a nuestro Newsletter


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *