Las primeras impresiones son muy importantes en cualquier situación, pero particularmente en el diseño web de los hoteles. Cuando se trata de una primera impresión con los huéspedes de hotel, ésta no sucede cuando entran por la puerta y realizan el check in. Empieza cuando visitan el sitio web del hotel.

Si la web del hotel hace que sea difícil o tedioso reservar, o es estéticamente feo y agobiante, es probable que el cliente llegue a ver en persona el interior del hotel. En el mejor de los casos, reservará a través de una OTA.

Estos son los cinco problemas más habituales que tienen los hoteles en su diseño web, señalados por la compañía SiteMinder:

1. El diseño y la funcionalidad están anticuados

Si el hotel no ha actualizado su sitio web en los últimos años, lo más probable es que esté anticuado y se haya quedado rezagado. Los cuatro aspectos imprescindibles son:

  • Un sitio web móvil-friendly que ofrezca un diseño responsive de la página.
  • Un sitio que cargue rápidamente –el 64 por ciento de los usuarios de smartphones esperan que las páginas se carguen en menos de cuatro segundos–, en el mejor de los casos, muy probablemente menos.
  • Un sitio que ofrezca a los viajeros la información que quieren y necesitan –y una forma rápida de encontrarla).
  • Un sitio web que pueda atraer a los posibles clientes en cualquier dispositivo y convertir la investigación en reserva.

2. Ningún medio de pago seguro o proceso de reserva

Entregar los detalles de la tarjeta de crédito y la información personal a un sitio web no seguro puede ser verdaderamente terrible. El portal de pagos online del hotel debe ser proporcionado por un proveedor de tecnología compatible con PCI DSS.

Esta es una forma segura garantizada de aceptar pagos online y de aumentar la confianza de los usuarios en la marca del hotel. Es uno de los elementos más importantes de la experiencia de reserva.

Distintos informes demuestran que dos tercios de los usuarios desconfían cuando son redirigidos a una pasarela de pago, lo que significa que son menos propensos a confiar en el sitio web de hotel y completar la reserva.

3. No hay reseñas y comentarios disponibles

Si los viajeros están buscando en TripAdvisor, Facebook y Google y no pueden encontrar una sola crítica de su hotel, se van a preguntar por qué. En lugar de dejar que los huéspedes se sientan como si estuvieran volando ciegos mientras buscan información sobre el hotel, este debe centrarse en generar comentarios positivos online de anteriores clientes.

El hotel puede utilizar mensajes de correo electrónico automatizados para invitar a los usuarios a realizar comentarios. También puede interactuar con ellos a través de las redes sociales. Una gran manera de animar a la redacción de comentarios es mostrar premios y certificados de excelencia. El hotel debe asegurarse de que su editor web hace visible sus logros.

4. No hay fotos de calidad ni galería online

Un par de fotos en miniatura de las habitaciones y servicios que ofrece no va a convencer a nadie para reservar directamente en la web del hotel. En su lugar, es imprescindible crear una galería llena de fotos de alta resolución que muestren todos los aspectos, vistas y detalles de la propiedad.

5. No hay opción de reservar directamente con el hotel

Nada decepcionará a un huésped más que darse cuenta de que no pueden hacer una reserva a través de su sitio web. Hoy en día, los viajeros quieren reservar directamente en la web de los hoteles de una manera que sea conveniente para ellos, sin importar desde qué dispositivo estén reservando.

Otra consideración importante para el sitio web es su ranking de búsqueda de Google. La optimización de motores de búsqueda es uno de los aspectos clave para conseguir que el sitio web del hotel sea visible para el mayor número posible de viajeros.

Artículo original en eHotelier.