Un reciente artículo publicado en Seeking Alpha, un medio especializado en el análisis de distintas compañías en función de su interés para los inversores, ha abordado la evolución de Travelport en los últimos años, desde la venta de sus acciones de Orbitz hasta sus últimos movimientos para reducir su deuda y añadir a su portfolio de servicios diversas herramientas tecnológicas para el sector, un movimiento que también se ha producido en sus principales competidores, Amadeus y Sabre, con los que completa un panorama muy reducido de compañías que operan el mercado GDS en todo el mundo.

Además de su servicio como GDS, donde conecta agencias de viajes con proveedores de viaje tales como aerolíneas y hoteles, la compañía opera una plataforma de comercio electrónico de viajes que proporciona distribución, tecnología, medios de pago, herramientas móviles y otras soluciones para el procesamiento en la industria de viajes y turismo.

Su plataforma de comercio electrónico de viajes (“TCP”) es una especie de GDS mejorado, una plataforma abierta que permite que el contenido adicional, así como hoteles independientes, compañías aéreas tradicionales y cadenas de hoteles de bajo precio, en total 400 aerolíneas y 650.000 hoteles de todo el mundo, contribuyan con su información, disponibilidades y precios a la plataforma GDS de Travelport.

Como bien es sabido, Travelport es uno de los tres proveedores de GDS en la industria. Con el 23 por ciento de la cuota de mercado es el más pequeño entre sus competidores, después de Amadeus y Sabre, con un 41 y un 36 por ciento del mercado, respectivamente.

En los últimos años, se ha acentuado la competición de los GDS con las reservas directas de los proveedores. Debido a las comisiones de reserva, en principio los GDS son una forma más costosa de venta de billetes para las compañías aéreas que, lógicamente, buscan pasar de la venta indirecta a la directa, al menos en parte.

El problema para cualquier aerolínea es que renunciar al canal GDS significaría perder su cuota de mercado (así como la mayor parte de sus ingresos) en beneficio de otra aerolínea que se quedara en este canal.  Otra cuestión es que normalmente los GDS ofrecen rendimientos superiores por venta ya que la mayoría de los pasajeros de negocios y de primera clase reservan a través de agencias de viajes en lugar de las web de las líneas aéreas. Y, por último, la creación de un servicio de “conexión directa” que evite el GDS y conecte las agencias de viajes con las compañías aéreas resultaría ser costoso y muy difícil.

Incluso las compañías aéreas de bajo coste como EasyJet y Ryanair, que en un principio se negaron a utilizar el canalGDS, han renunciado. La razón: el mercado de gama alta, los clientes de negocios. Por tanto, no parece que el negocio de los GDS esté en absoluto amenazado, aparte del hecho de que se encuentra en manos de apenas tres actores importantes.

Además, estas tres grandes compañías han apostado en los últimos años por posicionarse como proveedores de tecnología para el sector. En el caso de Travelport, aparte de su GDS posee eNett, una solución de pagos B2B que muestra un crecimiento muy rápido. Antes de eNett, los pagos B2B en el sector se establecieron principalmente en efectivo, transferencias electrónicas de fondos, tarjetas de empresa, etc. exponiendo así a losusuarios al riesgo de fraude y retrasos, así como conciliaciones costosas. eNett ha resuelto esos problemas.

Suscríbete a nuestro Newsletter


Al suscribirte al newsletter aceptas la política de privacidad