Como sucede siempre que Google lanza un nuevo producto, el resto de las grandes compañías del sector implicado miran con expectación y recelo el último movimiento del gigante de las búsquedas online. Con la llegada de Google Trips se ha producido una inquietud similar.

La app de Google, que ha estado en desarrollo cerca de dos años, ofrece información detallada sobre 200 destinos en todo el mundo: información de utilidad sobre documentación y transporte, principales atracciones turísticas, cosas que hacer, restaurantes, itinerarios basados en viajes de otros usuarios y una pestaña propia con sugerencias personalizadas. Este último aspecto ha despertado algunas suspicacias en términos de privacidad de información del usuario, como no podía ser de otra forma.

Aunque de momento la aplicación no incluye información actualizada del estado de un vuelo o integración con la tarjeta de embarque, las aerolíneas tienen un buen motivo para preocuparse, porque toda la información de destino será ofrecida por Google.

Además, un estudio de Nielsen demuestra que, aunque cada vez pasamos más tiempo online y, de ese tiempo, la proporción es cada vez mayor en aplicaciones, el número de apps que descargamos es cada vez menor y, como usuarios, buscamos apps que sean capaces de reunir varias funcionalidades: es el caso de Google Trips.

En este contexto, las aerolíneas tienen que decidir si siguen apostando por sus propias aplicaciones o si se integran como colaboradores en la app de Google.

Otras compañías que vigilan los movimientos de Google son TripAdvisor, Expedia o Priceline. En principio, las dos últimas deberían tener menos recelos, ya que su modelo de negocio está en la reserva, o al menos esa es ahora su mayor fuente de ingresos. Tanto Expedia como Priceline han realizado movimientos en los últimos meses para funcionar también como proveedores de tecnología para sus hoteles. Expedia ha lanzado recientemente una herramienta de revenue management para los hoteles, mientras que la compra de Pricematch y Buuteeq por parte de Priceline resultó en el lanzamiento de BookingSuite, una plataforma que también pretende ayudar a los hoteles en sus acciones de marketing online.

En cualquier caso, Booking.com cuenta desde hace unas semanas con su propia app de destino, Experiences, que en esencia busca hacer lo mismo que Trips, si bien es cierto que añade la reserva de actividades complementarias en destino validadas a través de un código QR y conectadas con la tarjeta de crédito del usuario.

Para TripAdvisor, Google es un competidor directo. Tradicionalmente el metabuscador, que sigue contando de largo con el mayor número de comentarios online sobre alojamientos y atracciones, basada su modelo de negocio en la publicidad, si bien es cierto que el lanzamiento de Instant Booking –o “Reserva Instantánea” en España– ha acercado a la compañía a un modelo más similar al de una agencia online, al cobrar una comisión por cada reserva efectuada a través de su aplicación y sin necesidad de salir de la misma para finalizar la reserva en el entorno de un tercero.

En el caso de la app, claramente hay muchas similitudes entre lo que Google quiere ofrecer y lo que ya ofrecía TripAdvisor, particularmente en lo que se refiere a la información de destino. Falta por ver si Google da un paso más y permite la integración de reservas directas o, en le caso de las aerolíneas, de tarjetas de embarque e información detallada del estado de los vuelos. En ese caso, Trips puede convertirse, una vez más, en una seria amenaza para el resto de compañías. ¿Habrá llegado a tiempo?

Suscríbete a nuestro Newsletter