Cuando Facebook compró WhatsApp por 19.000 millones de euros, pese a contar con su propio producto de mensajería –al que pretende dar un nuevo impulso a través de los chat bots–, quedaba claro que la mensajería sería uno de los puntos de batalla más importantes para las grandes tecnológicas. Al mismo tiempo, Apple ha conseguido que los usuarios piensen en Siri como un estándar en asistencia de voz. Aún no se expresa como un humano, pero al menos tiene un nombre. Google parece ahora dejar de lado su apuesta por Google Now y realiza un intento de buscar su sitio en el mercado de la mensajería con el lanzamiento de Allo, que ha despertado en apenas un día tanta curiosidad como suspicacias.

En principio, la gran ventaja de Allo ayudará a los viajeros a realizar planes, encontrar información sobre destinos o restaurantes, todo sin necesidad de salir de la aplicación de mensajería para buscar dicha información. Además, incluirá procesos de machine learning para aprender sobre los hábitos del usuario y facilitar información personalizada en función de sus intereses.

Google Allo agiliza el proceso de respuesta y facilita así las conversaciones, incluso cuando el usuario se esté desplazando, gracias a la opción de “Respuesta Inteligente”, que permite responder a los mensajes con tan solo dar un ligero toque sobre la pantalla.

Google Allo va a ser el primer servicio en el que la compañía incorpora el Asistente de Google, en versión de prueba. Este asistente permite mantener una conversación con Google —para realizar preguntas y ayudar al usuario a hacer cosas directamente desde las conversaciones. De esta forma, el usuario no tendrá que salir de una conversación para apuntar una dirección, compartir un vídeo de YouTube o elegir un lugar donde ir a cenar.

El asistente se encontrará disponible en más productos de Google, aunque de momento sólo funcionará en inglés.

Todas estas opciones de personalización y conocimiento del usuario han levantado algunas sospechas entre los más recelosos en cuestiones de privacidad, sin bien la compañía se ha apresurado a asegurar que todas las conversaciones en Google Allo se encuentran cifradas, utilizando para ello tecnología estándar en el sector como, por ejemplo, Transport Layer Security (TLS). Y, siguiendo un mecanismo parecido al que se utiliza en Chrome, ha creado un modo en Google Allo llamado Incógnito. Cuando el usuario mantiene una conversación en modo incógnito, los mensajes son cifrados de extremo a extremo, además de proporcionar prestaciones de privacidad adicionales como, por ejemplo, las notificaciones discretas y el vencimiento de mensajes.

Suscríbete a nuestro Newsletter


Al suscribirte al newsletter aceptas la política de privacidad