Con las cifras de ocupación totales del mes de julio en Galicia en la mano, el sector turístico gallego augura que este ha sido un verano de récord. A falta de los datos de agosto, el sector turístico gallego cierra temporada estival con la sensación de que este año va a marcar un techo histórico en la afluencia de turistas a Galicia. Solo en el mes de julio, Galicia ha recibido 731.173 viajeros en total, entre establecimientos hoteleros y extra hoteleros (que agrupan a apartamentos turísticos, camping, turismo rural y albergues), lo que ha supuesto un crecimiento del 7,52 por ciento respecto al mismo período del año pasado.

En cuanto a las pernoctas, han ascendido en este mes a 1.71 millones, con un porcentaje de incremento del 14 por ciento respecto a julio de 2015. Estas cifras suponen un máximo histórico en nuestra comunidad tanto en viajeros como en pernoctaciones y suponen que Galicia marca cuatro años de crecimiento consecutivos en la demanda hotelera en el período estival. además de que supone la primera ocasión en que Galicia supera los 700.000 viajeros en este período. En el acumulado del año Galicia ha superado ya la cifra de 2.5 millones de viajeros y más de 5 millones de pernoctas por vez primera en su historia, una cifra récord si tenemos en cuanta que en 2015 se alcanzaron los 5,4 millones de pernoctas al finalizar el mes de agosto.

Mejora de la rentabilidad

Según explica el presidente del Clúster Turismo de Galicia, Francisco González, “lo mas significativo de este período estival ha sido que la primera quincena de Julio y la segunda de Agosto, tradicionalmente con menores ocupaciones que las quincenas centrales del verano, han tenido un comportamiento extraordinario, por lo que, a falta de conocer los datos definitivos de agosto, prevemos cifras históricas para el turismo gallego”. “Son unas cifras muy positivas que refrendan el trabajo realizado por el sector y la buena sintonía con la administración pública” aunque, matiza, “no debemos perder de vista uno de nuestros caballos de ballata, la rentabilidad, alejada aún de la media nacional y que, aunque ha mejorado, no alcanza para hablar de un sector competitivo”.

“Tendrán que pasar varios años para amortizar las pérdidas sufridas durante los años de crisis en los que el sector supo adaptarse a la situación y bajar precios que ahora están en el camino de la recuperación”. Una mejora en la rentabilidad que se extiende a toda la cadena de valor del turismo en Galicia y que es “la senda en la que debemos seguir trabajando, apostando por una creciente inversión para la modernización de las infraestructuras turísticas que nos permitan contar con un sector turístico moderno, profesional, competivo y, en defintiva, de máxima calidad”.

Mercado internacional y hábitos de consumo

Unas excelentes condiciones meteorológicas unidas a los problemas de inseguridad en otros destinos europeos e internacionales se han traducido también en una mayor llegada de turista extranjeros que han representado en el mes de julio un 18 por ciento del total, procedentes especialmente de Portugal, Francia y Reino Unido, según los datos recogidos en Frontur, además de un importante repunte del turismo nacional.

A estos factores podemos unir el efecto llamada del Camino de Santiago, nuestro gran embajador, o el impacto de grandes eventos como La Vuelta o los festivales musicales, por ejemplo, que han permitido incrementar los visitantes de forma directa durante el evento, pero también ayudan a la promoción internacional todo el año. Todos ellos son elementos que han contribuido a este crecimiento del destino turísticos, que sigue sigue manteniendo una excelente relación calidad-precio a pesar de que este verano los precios han experimentado un ligero incremento, permitiendo mejorar la rentabilidad del sector turístico en su conjunto.

El incremento de precios en hoteles es muy probable que no se traslade en la misma medida al incremento ni del gasto ni de la estancia media, en buena medida porque el perfil del turista ha cambiado, viaja más y más veces. “Es un turista que consume de forma mas diversa, no solo sol y playa, demandando un consumo de actividades más elevado, especialmente vinculadas con cultura y patrimonio, que es precisamente hacia donde debemos seguir trabajando,  apostando por la creación de nuevos productos turísticos adaptados a sus necesidades, y siempre desde la óptica de la profesionalización y la desestacionalización de la oferta”, explica el presidente del Clúster, quien asegura que, entre los retos del sector está “generar mas actividad para consumir en destino, y reforzar el atractivo de Galicia a lo largo de todo el año, además de mejorar los ratios de estancia media, que probablemente no ofrezcan un incremento significativo”.

Suscríbete a nuestro Newsletter


Al suscribirte al newsletter aceptas la política de privacidad