El coche como símbolo de estatus podría pertenecer al pasado. El carsharing está a la orden del día, sobre todo en las zonas urbanas. Compañías como Car2go se basan en el principio de la flexibilidad y la euforia del momento: el coche no tiene que recogerse y dejarse en estaciones fijas, sino que puede alquilarse y aparcarse en cualquier lugar dentro de la zona establecida. Este es solo una de los diez motivos para pasarse al carsharing flexible, según la propia compañía:

Motivo 1: Un coche pasa la mayor parte de su tiempo aparcado, ya sea en un garaje o en la calle, mientras el dueño trabaja, duerme o hace cualquier otra actividad. Por tanto, tiene más sentido tener acceso a un coche solo cuando se necesite.  

Motivo 2: El carsharing implica ahorrar en los costes fijos mensuales como el seguro, gasolina, gastos de aparcamiento, impuestos y mantenimiento. Con el carsharing flexible de car2go los gastos de mantenimiento están incluidos en el precio por minuto (19 céntimos/minuto en Madrid) del alquiler de los vehículos.

Motivo 3: El carsharing flexible permite a los usuarios ser tan espontáneos como lo serían si tuviesen su propio coche aparcado en la puerta. Además, car2go no reemplaza el transporte público, sino que es un servicio complementario que permite a los usuarios ser más independientes en sus horarios.

Motivo 4: El carsharing flexible de car2go ofrece el coche más idóneo para moverse por la ciudad: un compacto de dos asientos, mucho más cómodo para encontrar aparcamiento que un coche de cuatro plazas.

Motivo 5: Los usuarios del carsharing flexible están ayudando al medioambiente y a sus alrededores. Los estudios demuestran que car2go redistribuye el tráfico donde en otras circunstancias estarían los vehículos privados y, por tanto, ayuda a las ciudades en dos aspectos: espacios de aparcamiento y emisiones de carbono. Esto se consigue sobre todo con flotas totalmente eléctricas, como es el caso de Madrid, donde además se usa electricidad verde certificada, los vehículos de car2go prácticamente no producen emisiones de carbono.

Motivo 6: Un coche de una flota de carsharing flexible es el remplazo perfecto para el segundo coche familiar. Este vehículo ofrece a las familias que solo necesitan un coche de vez en cuando la oportunidad de tener más independencia e incrementar su propia movilidad. Además, car2go permite que no sea necesario planificar la ruta de antemano ni reservar con antelación las fechas en el calendario familiar.

Motivo 7: El estrés a la hora de aparcar se minimiza gracias al carsharing flexible puesto que los usuarios tienen libertad para buscar espacio de aparcamiento. Pueden aparcar el coche sin previo aviso en cualquier lugar de aparcamiento verde o azul en la zona car2go dentro de la M-30. Dependiendo de la ciudad también hay algunos espacios de aparcamiento reservados para usuarios de car2go, como Madrid que tiene disponibles 10 plazas de aparcamiento en el parking “El cielo de Madrid” en la calle Farmacia 12.

Motivo 8: En ocasiones tener un coche en propiedad resulta útil, pero también puede convertirse en una carga. Con el carsharing flexible el usuario solo es responsable del coche el tiempo que lo esté usando. Por tanto, los usuarios no están atados a lo que implica tener su propio coche.

Motivo 9: Por supuesto, podríamos decidir que nadie conduzca, pero en ciertas ocasiones preferimos optar a la privacidad de conducir que proporciona car2go, a diferencia del transporte público o taxis.

Motivo 10: El carsharing flexible es sinónimo de movilidad moderna. Especialmente en entornos urbanos donde la red de movilidad – incluyendo poder cambiar de un modo de transporte a otro – son el futuro. Por ejemplo, viajar primero en metro, después llegar al bar en un car2go y volver a casa en un taxi.