HomeAway ha presentado el III Barómetro del Alquiler Vacacional en España, pionero en nuestro país, con el objetivo de aportar datos fiables que ayuden a mejorar el conocimiento del sector. La novedad de esta tercera edición del estudio es que ofrece la comparativa respecto al estudio elaborado en 2014, con lo que se puede observar la evolución del usuario de viviendas de uso turístico en España. Entre sus principales conclusiones, destaca que en los dos últimos 2 años, un total de 8 millones de viajeros residentes en España entre 18 y 65 años se han alojado en una vivienda turística, lo cual supone 3 millones más de lo que se recogía en el estudio de 2014, cuando se contabilizaron 5 millones.

En el acto de presentación del Barómetro estuvieron presentes el director general para el Sur de Europa de HomeAway, Juan Carlos Fernández; el catedrático de la Universidad de Salamanca y director del estudio, Pablo Antonio Muñoz; y Joseba Cortázar, responsable de Comunicación del Grupo HomeAway en España, quien afirmó que “ya contamos con más de 100.000 viviendas en España, concentrada eso sí en pocas comunidades autónomas, particularmente Andalucía, Comunidad Valenciana, Cataluña y las islas, que concentran el 80 por ciento, pero estamos viendo un crecimiento en ciudades de interior. En cualquier caso, seguimos viendo que la oferta va por delante de la regulación, un fenómeno que vemos a nivel global, las administraciones deberían adaptarse a la realidad del mercado”.

IMG_6717-1.jpg
Joseba Cortázar, Pablo Antonio Muñoz y Juan Carlos Fernández, durante la presentación del informe de HomeAway.

Según Juan Carlos Fernández, “el hecho de que en los 2 últimos años haya generado un impacto económico de más de 12.000 millones de euros, es una muestra de la importancia de nuestra industria en España y del enorme valor que aporta al turismo y a la economía”.

Pablo Muñoz fue el encargado de desgranar los resultados del estudio, que concluye que “la vivienda vacacional aumenta su peso entre los alojamientos turísticos tradicionales (hoteles, casas rurales, etc.), pasando de suponer el 34 por ciento del total de contrataciones realizadas según el estudio de 2014, al 36 por ciento en el de 2016. También constata una reducción de la estancia media respecto a los resultados de 2014 (de 8,22 noches a 5,7 noches), viajamos más veces pero reducimos el número de noches. Este sector representa el 0,57 por ciento del PIB en España en 2015, si tenemos en cuenta al alquiler y el gasto en destino. Consideramos que el alquiler vacacional es complementario con los hoteles, si bien el primero gana importancia entre los usuarios para estancias más cortas”.

Familias, los principales usuarios de viviendas de alquiler vacacional

Los principales usuarios de las viviendas turísticas son familias (45 por ciento) pero también  parejas (32 por ciento), seguido de los grupos de amigos (20 por cient ). Además, según el informe, la duración media de la estancia en este tipo de alojamientos es de 5,7 noches y el tamaño medio del grupo de 4 personas. De acuerdo a los datos del estudio, los viajeros españoles prefieren las viviendas turísticas por su comodidad, para estancias más largas en destinos nacionales y para viajar en familia.

Incremento del gasto medio  

Asimismo, el barómetro señala que en total se estima que el gasto en una vivienda turística es de 2.352 euros durante toda la estancia. De éstos, 449 euros son del alquiler del alojamiento y 1.904 euros de otros gastos vinculados a la estancia (alimentación, ocio, etc.). Durante toda la estancia, la media que cada persona gasta es de 460 euros, mientras que el gasto total por persona y día es de 127 euros.

Otro dato de interés es que el 28 por ciento del gasto durante la estancia se destina a comidas y consumiciones fuera del alojamiento, mientras que el 14 por ciento se dedica a la compra de comestibles, bebidas y otros productos de consumo cotidiano para consumir dentro del alojamiento, convirtiéndose en las partidas de mayor gasto por parte de los usuarios de alquiler vacacional residentes en España en estos dos últimos años.

Los gastos en alquiler y durante la estancia extrapolados a los 8,5 millones de viajeros españoles entre 18 y 65 años que se alojaron en una vivienda vacacional en los dos últimos años (entre abril 2014 y abril 2016) supuso un impacto económico de más de 9.600 millones de euros en el entorno de las viviendas: gasto comercios locales, restaurantes, bares… Si a esta cantidad se le añade la contratación de viviendas turísticas, se estima que el sector ha generado un negocio de 12.318 millones de euros en los dos últimos años.

Las webs de viviendas vacacionales, la principal fuente empleada

Las webs específicas de viviendas turísticas son la principal fuente empleada para la elección del alojamiento, según afirma el 53 por ciento de los encuestados. De hecho, en esta edición del estudio, las webs se convierten en el primer referente por delante de las recomendaciones de conocidos (44 por ciento), probablemente porque se les otorga más confianza como fuente de información. Por su parte, las agencias de viaje juegan un rol anecdótico como fuente de información utilizada para buscar vivienda vacacional.  

En la mayoría de los casos, las consultas para buscar vivienda vacacional en la web se realizan desde el ordenador (87 por ciento), si bien respecto a 2014 el móvil gana cuota y duplica su porcentaje de uso alcanzando el 13 por ciento de usuarios que utilizan este tipo de dispositivos.

A la hora de contratar, las webs son claramente el canal líder con el 54% del total de los usuarios de vivienda turística (frente al 44% de 2014), seguidos del teléfono (25 por ciento) y del correo electrónico (12 por ciento).

Otro dato interesante es que en España cada vez se reserva con menor antelación: así lo demuestra la comparativa 2014-2016 donde los plazos cortos experimentan aumentos en puntos porcentuales. Más del 50 por ciento de las reservas se hace con una antelación entre 15 días y 2 meses. El precio y la ubicación (con una valoración de un 4 sobre 5)  son los dos factores fundamentales que el usuario busca a la hora de elegir vivienda turística, seguidos del entorno y alrededores de la vivienda (3,8), sin cambios respecto a 2014.  

Valoración y comportamiento tras la utilización del alojamiento

Según los datos del III Barómetro de Alquiler Vacacional en España, la satisfacción del usuario en general es de un 4 sobre 5, donde el entorno de la vivienda vacacional, el trato con el propietario o el descanso son otros de los aspectos mejor valorados. De igual manera, la intención de recomendar también es alta, un 4 en una escala de 5 puntos. En línea con el primer informe de 2014, las relaciones interpersonales siguen siendo un punto importante a la hora de contratar un alquiler vacacional y algo más del 96 por ciento de los encuestados confirma que no tuvo ningún problema con los vecinos.

Tras la experiencia, el 92 por ciento de estos usuarios de vivienda turística volvería a contratar esta modalidad si volviesen al mismo lugar y en las mismas condiciones, mientras que el 41% cambiaría de destino y se iría a otro con oferta de vivienda turística en caso de no encontrar esta modalidad de alojamiento en destino. Ambos datos son muy similares a 2014, y demuestran una fidelidad muy alta a la vivienda turística.

Intención de repetir

Además, el 77 por ciento de los encuestados afirma que se alojará de nuevo en una vivienda turística en 2016. La mayoría (79 por ciento) lo hará en verano, mientras que un 24 por ciento lo hará en otoño. Asimismo del estudio se desprende que los españoles asocian vivienda vacacional con vacaciones con familia o con amigos, para estancias más largas y como opción económica, y cuenta con una percepción mejor respecto al hotel tanto por precio como por comodidad. Después de vivir la experiencia en una vivienda turística, el 49 por ciento de los entrevistados la han compartido y valorado en Internet, 12 puntos porcentuales por encima del número de personas que publicaban comentarios en Internet en 2014 (37 por ciento), y el 99 por ciento de ellos fue positivo.