¿Recuerdas aquellas predicciones futuristas en las que todos andaríamos con un chip insertado en nuestro brazo capaz de vigilar cada uno de nuestros movimientos?

Resulta que no iban tan desencaminadas, salvo que llevamos ese chip en nuestros teléfonos móviles. El mismo dispositivo que nos permite comunicarnos con quien queramos en cualquier momento del día. Por contrapartida, Facebook, Linkedin y Twitter se han convertido en grandes compañías y consumen cada vez más tiempo de nuestra vida diaria.

Desde la perspectiva del marketing, tiene todo el sentido del mundo que los hoteleros traten de conseguir potenciales clientes en estas redes sociales. Facebook por sí solo ya tiene más de 1.650 millones de usuarios. Los hoteles comenzaron por crear una base sólida de seguidores y fans, una estrategia que funcionó bien al principio.

Pero a medida que las redes sociales continúan su crecimiento, aquellas plataformas abiertas parecen lugares en los que cada vez es más complicado el acceso. Por supuesto, las marcas están invitadas a entrar, siempre que sigas sus normas. Y dado que son las redes sociales las que tienen el control, pueden cambiar las normas del juego siempre que quieran.

¿Recuerdas esa base de fans de la que hablábamos? Pues bien, ahora tienes que pagar para llegar a ella, un movimiento comprensible si asumimos que estas redes sociales tienen que ganar dinero. Para los hoteles, este cambio convierte a las redes sociales en un canal de marketing más que en un lugar donde mantener una verdadera conversación.

Esta situación plantea una pregunta razonable. ¿Son realmente “sociales” las redes sociales. Lo que se suponía que debía ser una conversación entre amigos ha perdido cualquier forma de personalidad.

Cuando veo la forma en la que la mayoría de los hoteles interactúan con los clientes en redes sociales, pienso que están perdiendo tiempo –y dinero– en publicar contenido poco inspirado. Esta política únicamente añade ruido a la conversación, perdido entre cientos de otros mensajes que compiten por lograr algo de visibilidad en su feed de publicaciones, más de 1.500 a la vez, según Facebook.

Afortunadamente, los hoteles aún tienen más que ganar en esta evolución de las redes sociales porque a la gente aún le encanta hablar de sus viajes. A sus amigos, por otra parte, les encanta ver esta información también, a medida que se inspiran para posibles futuros viajes.

De hecho, las recomendaciones de amigos y familiares se mantienen como la fuente principal de inspiración para nuestro próximo viaje.

Según la consultora Nielsen, el 92 por ciento de los usuarios asegura que se fían más amigos y familiares que de cualquier otra fuente de información. En esta idea se basa nuestro concepto sobre cómo aprovechar mejor las redes sociales: consigue que tus clientes hablen a otras personas de tu hotel. Cuando consigues este objetivo, obtienes verdaderas recomendaciones.

bigstock-people-technology-summer-vac-95407934.jpg

Un sólo cliente puede alcanzar a cientos, a veces miles de potenciales futuros huéspedes, mucho más allá de tu propia base de seguidores. Este tipo de recomendación supone un cambio fundamental en el modo en que los hoteles pueden utilizar las redes sociales. El contenido pasa a ser real y digno de compartir. Estamos hablando de testimonios reales de clientes reales, fotos increíbles realizadas en el hotel, ejemplos de personal y equipos felices y comprometidos.

Piénsalo, ¿a cuántos clientes podrías llegar en un sólo día con esta estrategia? Si lo haces bien, estas recomendaciones pueden llevar a una conversión que es posible medir.

Aquellos clientes con una gran audiencia en redes sociales pueden lograr un gran impacto por sí solos. Por su parte, los hoteles que realmente quieren entender a sus clientes deben tener la habilidad de identificar a estos “influencers” sociales incluso antes de que pongan un pie en el hotel.

Nuestros hoteles clientes son capaces de interactuar con chefs famosos, surfistas profesionales o DJs una vez que han compartido su próximo viaje con sus seguidores. Un pequeño detalle con ellos hizo su estancia un poco más memorable. Y adivina, esa  experiencia favorece una posterior recomendación.  

Utilizar las redes sociales para llegar a nuevos públicos tiene todo el sentido. El truco es conseguir que sean los usuarios los que hablen de tu hotel, en lugar de gritar mensajes una y otra vez a la misma base de seguidores.

Flip.to, está revolucionando las relaciones con las Redes Sociales! Un enfoque nuevo para hoteles. Por un lado, aprovecha automáticamente y sin esfuerzo las Redes Sociales de tus clientes, convirtiéndolos en tus mejores comerciales, y con resultados que se pueden medir. Por otro, dinamiza la encuesta post-estancia con un concurso de fotos automatizado que consigue los siguientes objetivos: - Llegar a una audiencia nueva a traves de las redes Sociales de los clientes en un movimiento viral, - Proveer de contenido las Redes Sociales del propio hotel, - General una biblioteca de imágenes y comentarios de los clientes para posibles acciones de Marketing, y - Acabar la estancia del cliente con una nota positiva y divertida con la posibilidad de ganar un premio.