Apenas unas semanas después de la marcha de Darren Huston como máximo responsable de Booking.com, el grupo Priceline anunció ayer la renuncia del CEO de la marca Priceline.com, no tan conocida en España pero una de las subsidiarias del grupo junto a Booking.com, Kayak o Agoda, entre otras.

Paul J. Hennessy, que ocupaba el cargo desde el año pasado, abandona la compañía y será sustituido con carácter inmediato por Brett Keller, que reportará a Jeffery Boyd, quien tuvo que dar un paso al frente como máximo responsable interino de Booking.com tras la renuncia –algo obligada– de Huston.

Todos estos cambios están lejos de suponer una gran crisis dentro de la compañía más valiosa en la industria travel a escala mundial, pero no deja de llamar la atención que, en apenas seis semanas, Priceline cambie de nombres en dos puestos tan simbólicos.

En cualquier caso, los datos de crecimiento de Priceline sólo invitan al optimismo dentro de la compañía, sobre la que se continúa especulando acerca de un posible interés en la adquisición de TripAdvisor, que ya en su día formara parte de su rival, Expedia.

En un artículo publicado ayer en Bloomberg, el medio económico argumenta que este movimiento es la única posibilidad de crecimiento en el mercado a través de adquisiciones, dado que Booking.com y Kayak ya forman parte del grupo Priceline –además de su inversión en Ctrip, la OTA más importante en el mercado chino–, mientras que Expedia ha ido incorporando paulatinamente a Orbitz, Travelocity o HomeAway, convirtiendo el panorama de la distribución online en cosa de dos.

Las acciones de TripAdvisor han vivido un ligero retroceso en su valor en los últimos meses, pero una posible compra por parte de Priceline –o incluso de Expedia– parece el único movimiento posible para marcar una diferencia significativa entre ambos competidores.

Suscríbete a nuestro Newsletter


Al suscribirte al newsletter aceptas la política de privacidad