Craig Harkins, director de SEO en la cadena IHG, fue el primero en darse cuenta y hacerlo público a través de Twitter: Google ha decidido cambiar por su cuenta la imagen de perfil de gran parte de los hoteles en sus perfiles de Google My Business, donde ha optado por fotografías de interiores y eliminado las imágenes de fachadas.

El objetivo no es otro que aumentar la conversión en los resultados locales que ofrece el buscador, pero reduce la posibilidad de que los hoteles escojan su propia fotografía de perfil. No parece una decisión menor, ya que esta imagen es lo primero que cualquier usuario que busca un hotel en Google ve de un determinado establecimiento. Es la imagen que cualquier usuario verá en todos los productos de Google: Maps, Google + y, lo más importante, en los resultados de búsqueda.

A principios de 2015, Google aseguró a las empresas que podrían elegir su foto de perfil en Google My Business. Sin embargo, la realidad ha sido ligeramente diferente, ya que la imagen mostrada por Google dependía de su propio algoritmo y sus preferencias. Si el hotel decidía romper con la línea marcada por Google para mostrar, por ejemplo, su logo, aumentaban las posibilidades de que esa imagen no se mostrara jamás. En realidad, los dueños de los hoteles nunca sabían de antemano y con exactitud qué imagen se mostraría finalmente.

Este último movimiento, aunque pueda parecer poco relevante, es un mensaje más a los hoteles sobre el escaso poder de decisión del que gozan cuando se trata de su apariencia en las distintas plataformas de Google.

Más información en Blumenthals.