El año pasado, Google anunció que estaba utilizando un sistema llamado RankBrain para guiar el nuevo desarrollo de su algoritmo de búsqueda.

Esencialmente, el objetivo era proporcionar resultados de búsqueda mejores y más relevantes a los usuarios.

De acuerdo con un nuevo estudio de la compañía Searchmetrics, este movimiento ha dado sus frutos.

¿Qué es RankBrain?

RankBrain es un sistema de inteligencia artificial que utiliza machine learning para entender mejor lo que el usuario búsqueda cuando realiza una búsqueda en la caja de Google.

Si RankBrain detecta una palabra o frase que no entiende, puede adivinar qué palabras o frases pueden tener un significado similar y filtrar el resultado en consecuencia. También puede actualizarse a lo largo del tiempo, aplicando sus conclusiones acerca de cómo y por qué las personas buscan resultados futuros.

En otras palabras, está diseñado para descifrar consultas complicadas, vagas o mal formuladas.

Searchmetrics analizó recientemente los resultados de 10.000 búsquedas de palabras clave –keywords–en Google.com para comprender mejor qué tienen en común las páginas que puntúan mejor en el buscador.

En general, los resultados de búsqueda son ahora más relevantes que nunca. Pero, lo que es más importante, el estudio también llegó a la conclusión de que las técnicas de marketing que utilizan las empresa para mejorar artificialmente sus rankings de búsqueda se vuelven cada vez menos eficaces.

Según Searchmetrics, los resultados de búsqueda que obtienen un mejor posicionamiento son significativamente más relevantes para la consulta que los que aparecen en la parte inferior –o en la temida y poco conocida segunda página de Google–. Sin embargo, esto no se basa simplemente en un análisis de keywords coincidentes.

A medida que la importancia del contenido crece en importancia, otros factores como los backlinks tienen un peso cada vez menor.

Esto también se debe al aumento de las consultas de búsqueda realizadas en móviles, con páginas que funcionan bien en este dispositivo y que son compartidas por los usuarios, pero no necesariamente enlazadas.

Por último, Searchmetrics encontró que las URL de las páginas que aparecen en los 20 primeros resultados de búsqueda son aproximadamente un 15 por ciento más largas que en 2015.

Esto demuestra que Google es cada vez más capaz de identificar y mostrar las páginas que responden a la intención de búsqueda del usuario, en lugar de mostrar páginas altamente optimizadas, con URLs más largas que sufran  una mayor probabilidad de quedar enterradas dentro de las páginas web.

Noticia original en eConsultancy.

Suscríbete a nuestro Newsletter


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *