La Asamblea Nacional Austriaca ha aprobado recientemente una enmienda a la Ley de competencia desleal el 9 de noviembre, según la cual se reflejan como práctica desleal las cláusulas de mejor precio y mejores condiciones en los contratos impuestos por las OTAs a los hoteles. Esto significa que, a partir de ahora, esas cláusulas son nulas de pleno derecho.

Tras las sentencias que se produjeron en Alemania y Francia, los hoteles austriacos también podrán ofrecer sus servicios con precios y condiciones distintas a los ofrecidos a través de los diferentes canales de distribución, si así lo desean. La prohibición también se refuerza por la ley nacional de indicación de precios, quedando prohibida las llamadas cláusulas de paridad, que impedían al hotelero establecer precios más bajos a determinados canales o en su propia web.

El 29 de noviembre, Francia reforzó los términos de la Ley Macron aprobada en agosto de 2015, que prohibía las cláusulas de paridad. Se han declarado nulas las cláusulas en los contratos entre los hoteles y Booking.com respecto a los rankings de puntuación, cuando están basados en las comisiones y en los plazos de pago. “Además, se ha tenido en cuenta el hecho de que los rankings deberían estar basados sólo en criterios cualitativos cuando, de hecho, dependen en muchos casos de criterios financieros como es el pago por posicionamiento, y se oculta esta información a los clientes que piensan que son clasificaciones y rankings neutrales”, ha afirmado CEHAT en un comunicado. La normativa francesa actual también ha declarado nulas las cláusulas que no permiten a los hoteleros mantener contacto directo son sus huéspedes, ya que las OTAS obligaban al hoteles y al cliente a comunicarse exclusivamente por medio de su plataforma.

“Las recientes decisiones en Francia y Austria son pasos positivos que llevan a condiciones más justas y más transparentes en el mercado de viajes online, aunque todavía queda mucho por hacer para frenar las prácticas comerciales injustas en las relaciones B2B”, declara Christian de Barrin, CEO de Hotrec. “Desde una perspectiva europea, estos casos de Austria y Francia deberían animar cada vez a más países a limitar el dominio de las plataformas online y a reducir las injusticias para el beneficio de los consumidores y de los hoteles de tamaño pequeño y reducido”, subraya Juan Molas, presidente de CEHAT.

Suscríbete a nuestro Newsletter


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *