Apple ha revelado públicamente sus ambiciones de participar en el mercado emergente de los vehículos autónomos, a través de una comunicado emitido a la Administración Nacional de Seguridad de Tráfico en Carreteras de Estados Unidos. Wall Street Journal ha sido el primer medio en revelar el contenido de dicho comunicado.

Según el documento, “Apple utiliza machine learning para hacer sus productos y servicios más inteligentes, más intuitivos y más personales. La compañía está invirtiendo fuertemente en el estudio del aprendizaje autónomo y la automatización, y está entusiasmada con el potencial de los sistemas automatizados en muchas áreas, incluyendo el transporte”.

La carta, firmada por Steve Kenner, Director of Product Integrity en Apple, entra en cuestiones como quién es responsable de los problemas que se producen cuando los coches se conducen a sí mismos, El mantenimiento de la privacidad de los usuarios, la seguridad cibernética y la seguridad física; Y garantizar que el impacto de la auto-conducción de coches sea lo más positivo posible.

Apple exige enérgicamente en su carta que las regulaciones traten a los recién llegados en la industria de los coches autónomos (Apple) igual que a los líderes ya establecidos (Tesla, Google… incluso Uber). Un nuevo fabricante de automóviles no debería tener que revelar más información acerca de sus vehículos autónomos, sugiere la carta, antes de probarlos en las vías públicas de una manera segura y controlada.

Esta carta ha hecho correr entre los medios tecnológicos la idea de que Apple tiene la firme intención de probar nuevas tecnologías para comenzar la fabricación de coches autónomos –y no únicamente su software–.

Kenner añade en su comunicado que “Apple está de acuerdo en que las empresas deben compartir datos de escenarios y dinámicas de los accidentes y fallos … Al compartir datos, la industria construirá un conjunto de datos más completo de que cualquier empresa podría crear por sí mismo”.

Los rumores sobre la posibilidad de que Apple entre en la puja por ser la firma que se imponga en el mercado incipiente de los vehículos autónomos circulan desde hace meses, particularmente después de que la compañía encargara a Bob Mansfield dirigir su división de automóviles. Mansfield era antes el líder de los equipos de ingeniería detrás de productos como el MacBook Air y el iPad.

Si Apple se mantiene fiel a su objetivo de dominar el mercado tanto en hardware como en software, puede que no tardemos mucho en ver un coche autónomo de Apple circulando por la calle.

Noticia original en TechCrunch.

Suscríbete a nuestro Newsletter


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *