La compra de SolarCity por parte de Tesla todavía es reciente –se firmó a comienzos de esta misma semana–, pero ambas empresas ya están demostrando de lo que son capaces incluso como socios. El blog de SolarCity detalla un proyecto en el que la generación de energía solar y el almacenamiento basado en Tesla Powerpack ayudaron a la pequeña isla de Ta’u, en Samoa, a solucionar su problema de energía irregular y recortar su dependencia de una red de generadores diésel.

La dependencia del diésel no es nueva- Muchas comunidades insulares dependen de la necesidad de quemar combustible fósil para poder mantener una red eléctrica. Pero el uso de un combustible que debe ser enviado a un coste considerable y desde una gran distancia plantea una serie de problemas, y conduce a una gran cantidad de apagones temporales.

Sin embargo, los costes de la instalación de energía solar se recuperan a lo largo de un gran período de tiempo cuando la energía de la red es conveniente y fácilmente disponible, pero los beneficios financieros deberían notarse mucho más rápidamente cuando se está enviando y quemando combustible como única fuente de energía.

El proyecto de la red Ta’u implicó la creación de una matriz de paneles SolarCity compuesta por más de 5,300 paneles capaces de generar 1,4 megawatios de potencia solar, combinada con una instalación de almacenamiento de baterías Tesla Powerpack con 6 megawatios de capacidad de reserva en 60 Powerpacks. La rejilla resultante puede proporcionar tres días completos de energía para los 600 residentes de la isla a su capacidad máxima, y se recarga completamente después de sólo siete horas de exposición solar sólida.

Noticia original en TechCrunch.

Suscríbete a nuestro Newsletter


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *