Ya ha arrancado en Salamanca el Congreso de Hoteleros Españoles, la cita bienal más importante del sector que ha congregado en la ciudad al empresariado de la industria hotelera. Cerca de medio millar de empresarios hoteleros asistirán a las dos jornadas del evento, durante el jueves y el viernes, en las que se profundizarán y analizarán de la mano de destacados ponentes y especialistas los diferentes retos a los que se enfrenta la industria en la actualidad.

En el acto inaugural han participado el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco; el director general de Turismo de la Junta de Castilla y León, Javier Ramírez; la directora general de Turespaña, Marta Blanco; el presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), Juan Molas; y el presidente de la asociación de empresarios de hostelería de Salamanca, Alain Saldaña. Todos han coincidido en señalar la importancia del trabajo conjunto de entidades públicas y privadas para afrontar los retos del futuro de la industria y la necesidad de adaptar la regulación a la realidad y necesidades actuales.

Como ha indicado el Director General de Turismo de Castilla y León, “El turismo no es sólo una actividad de ocio; es la primera industria de nuestros país y un motor para Castilla y León. El sector ocupa a 70 mil personas en la Región y supone 1.800 millones de impacto económico, aportando el 10% del PIB de nuestra Comunidad”.

Marta Blanco, directora general de Turespaña, ha señalado por su parte que el sector tiene que tener en cuenta que “hay un cambio en el patrón de consumo del turista internacional; cada vez viaja con más frecuencia pero las estancias son más cortas, y existe además una gran propensión al gasto”. Blanco ha puesto el acento en la importancia de reforzar las políticas de fidelización, “un seguro a medio y largo plazo para nuestro país como destino turístico”.

Juan Molas, presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), ha indicado que “lo que hay que crear son modelos turísticos que garanticen más y mejor empleo e incrementar la rentabilidad de nuestras empresas para poder apostar por la innovación y el desarrollo”. Molas ha insistido además en la importancia de la creación de un Ministrerio “para atender las necesidades que el sector viene demandando” y ha indicado que “es necesaria la promulgación de una legislación por parte del Gobierno Central y las comunidades autónomas para acabar con la lacra que supone la descontrolada oferta ilegal que suponen miles de viviendas”. Además ha señalado la importancia de que las administraciones: “pongan en marcha políticas fiscales que garanticen la actividad presente y futura y que no penalicen al sector y a los visitantes con nuevas tasas”.

Manuel Fernández Mañueco, alcalde de Salamanca, ha celebrado por su parte el desarrollo en la ciudad del Congreso: “Salamanca estos días es la capital del turismo de nuestro país. Aquí estamos presentes los cuatro grupos políticos, algo que pone de manifiesto la importancia de este sector para Salamanca”. Además ha indicado que desde el Ayuntamiento de la ciudad, “vamos a seguir apostando por abrir nuevos espacios patrimoniales; por este sector y por la promoción nacional e internacional de Salamanca y de sus recursos”.

A lo largo de la mañana se han desarrollado las primeras mesas redondas del Congreso, que se han centrado en gestión empresarial, nuevos modelos de negocio en la industria y rentabilidad hotelera.

En la primera de ellas, denominada “Visión de los líderes: claves en la gestión y sucesión en la empresa familiar”, han participado Ignacio Osborne, presidente del Instituto de la Empresa Familiar; Alfonso Solans, presidente del Grupo Pikolín, y Vicente Bootello, socio de Garrigues. Como han coincidido los tres en señalar, aspectos como la profesionalización, la gestión del crecimiento, la organización del gobierno corporativo o la sucesión son cruciales en las empresas familiares.

Como ha señalado Solans: “hay que tener en cuenta la importancia de la profesionalización, de cara al acceso de puestos de la gestión de la empresa. Y para ello hay que partir de la base de que los miembros de la familia no tienen siempre por qué ser los mejores gestores”, por lo que muchas veces, como ha indicado, habrá que buscar a los mejores e integrarlos en la empresa. Osborne ha apuntado en este sentido la importancia de que los miembros de la familia que formen parte de la empresa se hayan formado adecuadamente para ello, una premisa que han hecho suya en la compañía que preside: “en el consejo de administración no recibimos nunca cv’s de familiares, porque ellos saben que si se les necesita se les integrará en un proceso de selección”. En cuanto al proceso de sucesión, Osborne ha querido apuntar a la importancia del acuerdo familiar: “yo creo mucho más en el proceso de consenso con la familia que en el papel que se firme finalmente”.

Suscríbete a nuestro Newsletter


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *