En lo que se refiere al contacto con el cliente durante todo el ciclo del viaje, los chat bots significan una fantástica oportunidad para las empresas del sector turístico, independientemente de si se trata de una empresa focalizada en la inspiración, la reserva, la experiencia durante el viaje o todas ellas.

Como casi siempre en tecnología, aún está por imponerse un estándar que puedan utilizar todas las empresas. La otra opción, poco razonable, es que cada marca haga la guerra por su cuenta, sin tener en cuenta las necesidades y modos de uso del cliente final.

Una de las nuevas aplicaciones de mensajería en la industria de los viajes es Mezi, que utiliza funciones de inteligencia artificial para encontrar las mejores ofertas.

Una de las principales ventajas de los chat bots sobre las “tradicionales” apps de viajes es el ahorro de tiempo para el usuario. En Mezi, sólo es necesario introducir las fechas y destino del viaje. La aplicación está diseñada para hacer el proceso tan fluido como sea posible, y se trata de encontrar el mejor precio para el cliente.

Tal y como describe el analista John Brandon en un artículo publicado en Venture Beat, “encontrar un viaje no debería ser tan complicado como operar a corazón abierto, existe un número limitado de vuelos de un destino a otro para las fechas que nos interesan. Por alguna razón, siempre pienso que si paso una hora o más, podría encontrar un mejor trato. Eso rara vez es cierto. Lo que es cierto es que la mayoría de las aplicaciones de viajes, incluso las que hacen grandes promesas sobre el ahorro de dinero, están buscando las mismas opciones básicas de billetes aéreos, por lo que una aplicación de mensajería como Mezi ya tiene un número bastante limitado de opciones para analizar. Por lo que entiendo acerca de cómo funciona la aplicación, busca los mejores vuelos en los mejores momentos y ofrece tres buenas opciones sin demasiada ayuda de un agente humano”.

Lo que ha cambiado es que los resultados son fiables. Para el usuario, la búsqueda realizada por el chat bot debe ser suficiente.  Además, disponer de un chat bot de confianza permite no tener que utilizar varias aplicaciones de viajes –para las que hay que recordar las respectivas contraseñas–. No es necesario rellenar ningún formulario puesto que el chat bot ya nos conoce (esta es una gran ventaja competitiva para Facebook Messenger), conoce tanto nuestra identidad como nuestras preferencias.

Uno de los retos que os chat bots tienen pode delante guardan relación con el proceso de confirmación. Quizás sea una cuestión de costumbre, pero como humanos parece que necesitemos el contacto con un agente humano en algún punto del proceso. Para los clientes, tener la capacidad de mantener una conversación completa es un punto a favor, y los chat bots aún no han conseguido esa naturalidad al cien por cien. Quizá sea sólo una cuestión de tiempo.

Suscríbete a nuestro Newsletter


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *