La secretaria general de Industria y de la Pyme, Begoña Cristeto, ha asistido a la jornada Industria 4.0: hacia el camino de la 4ª revolución industrial, celebrada en el marco del Salón Internacional de Soluciones para la Industria Eléctrica y Electrónica, Matelec, que organiza Ifema en Madrid.

Cristeto ha hecho hincapié en la necesidad de que la industria española lleve a cabo una transformación digital, ya que hablamos de un sector que tiene un efecto multiplicador que se extiende a ámbitos como la investigación o el desarrollo de servicios basados en la tecnología y es, por tanto, garantía de crecimiento, empleo de calidad, competitividad y prosperidad.

La secretaria ha centrado su intervención en explicar cómo se está desarrollando la iniciativa Industria Conectada 4.0, un proyecto público-privado que nació con fin de impulsar la transformación digital de la industria española. Presentado el pasado año, la iniciativa tiene un triple objetivo: incrementar el valor añadido industrial y el empleo cualificado en el sector; favorecer el modelo español para la industria del futuro y desarrollar la oferta local de soluciones digitales; y desarrollar palancas competitivas diferenciales para favorecer la industria española e impulsar sus exportaciones.

Digitalización industrial

Desde finales del SXX vivimos a la cuarta revolución industrial, con un aumento exponencial de la digitalización en todas las unidades productivas de la economía. Los objetos físicos están siendo integrados a las redes de la información. Internet se sitúa en el centro del sistema, combinando la producción de sistemas y procesos con máquinas cada vez más inteligentes, para formar así un sistema gigantesco de información. La introducción de las tecnologías digitales en la industria es imparable creando así la industria inteligente.

Los mercados son cada vez más globalizados, exigentes y competitivos y la industria tiene que adaptarse y acometer procesos de digitalización para mantener posiciones competitivas. La multiplicación de la conectividad, la aparición de nuevas tecnologías como la computación en la nube, el internet de las cosas, el big data o la sensorización, permiten que la industria pueda abordar este reto, y alcanzar de este modo la cuarta revolución industrial.

En la actualidad la industria europea y española tienen que acometer un proceso de transformación digital con el objetivo de satisfacer las demandas de una sociedad altamente tecnológica, cada vez más exigente. Para conseguir ese objetivo, la industria tiene que hacer las cosas de otra forma, haciendo frente a retos como el diseño colaborativo, la flexibilidad y la eficiencia en la fabricación, la reducción de series y tiempos de producción, la creación de modelos logísticos inteligentes, la transformación de canales, la predicción de las necesidades del cliente, la hiperconectividad, la trazabilidad multidimensional, la especialización, la creación de ecosistemas industriales de valor, la sostenibilidad o la personalización del producto.
Para ello es preciso introducir y fomentar el uso intensivo de las tecnologías en las empresas. Tecnologías como, la computación en la nube, el big data, la impresión 3D, la robótica colaborativa, la realidad aumentada, los sistemas ciberfísicos o el internet de las cosas.

Industria Conectada 4.0

Para facilitar el proceso de transformación digital de la industria española, en julio de 2015 la Secretaría General de Industria y de la PYME puso en marcha, en el marco de la Agenda para el Fortalecimiento, la iniciativa Industria Conectada 4.0, que pretende desarrollar palancas competitivas diferenciales y la creación de las condiciones adecuadas para favorecer la competitividad de las empresas españolas e impulsar sus exportaciones, construyendo de esta forma el modelo español para la industria del futuro.

En octubre del pasado año 2015 el Ministerio de Industria, Energía y Turismo presentó las recomendaciones y las medidas diseñadas, que se concentran en cuatro grandes líneas de actuación centradas en potenciar tanto la demanda como la oferta de habilitadores digitales que hagan posible la Industria 4.0 española:

1. Garantizar el conocimiento del concepto Industria 4.0 y de sus tecnologías asociadas así como el desarrollo de competencias de Industria 4.0 en España.

2. Fomentar la colaboración entre empresas de diversos sectores industriales, empresas tecnológicas, centros de investigación y otras entidades con el fin de promover el desarrollo de soluciones 4.0 adaptadas a las necesidades de la industria.

3. Impulsar el desarrollo de una oferta española de habilitadores digitales.

4. Promover las actuaciones adecuadas para la puesta en marcha de la Industria 4.0 en la industria española.

Estas líneas de actuación se desagregan a su vez en una serie de áreas estratégicas que deberían ser el centro del desarrollo de la transformación digital de la industria española.

En su exposición, la secretaria general ha comentado los distintos programas que se han puesto en marcha dentro de la estrategia y en general ha explicado el grado de avance de la misma, que puede considerarse como positivo al haber abordado varios de los objetivos que se presentaron hace más de un año.  Cristeto ha insistido en que la digitalización no es una opción, sino que es una necesidad imperiosa para todas las empresas españolas, grandes o pymes.

Suscríbete a nuestro Newsletter


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *