Más allá de las estrategias que pone en marcha cada hotel para promocionar su venta directa, este año hemos vivido, por primera vez, campañas de publicidad con grandes presupuestos detrás para animar a los usuarios a realizar sus reservas en la web de las cadenas hoteleras. Hilton o Marriott han sido las compañías más agresivas en este aspecto, con sus anuncios de televisión.

Esto, evidentemente, no ha sido del agrado de las agencias online, que han llegado a considerar que se estaba produciendo una situación de competencia desleal. Incluso, aunque ya parece una práctica desechada, las agencias online daban peor visibilidad a las cadenas y hoteles que no ofrecían sus mejores precios a la OTA.

Un reciente informe de la consultora Morningstar quiere demostrar que, en la práctica, el efecto de la venta directa del hotel en el negocio de las OTAs es mínimo. Booking.com, Expedia o Ctrip siguen en cifras de crecimiento y cada año es mejor que el anterior para ellos.

Según el estudio, esto se debe principalmente a la red global, la escala y la tecnología de la que disponen las agencias online. Además, aprovechan la tremenda fragmentación que existe en el segmento hotelero, particularmente en Europa, y sobre todo en comparación con las aerolíneas. Además, las agencias online tienen todavía un tremendo margen de crecimimento, ya que “apenas” un 15 por ciento del total de las reservas de hotel se realiza a través de estos canales. Cabe recordar que las reservas online aún no han superado a las offline en el cómputo global, aunque la tendencia sea claramente favorable a las primeras.

Otra gran ventaja para las OTAs es el inventario. Aunque no cuenten con un producto propio, sólo Booking.com comercializa 23,7 millones de habitaciones. Marriott y Starwood, una vez fusionadas en el mayor conglomerado hotelero del mundo, suman 1,2 millones de habitaciones.

Artículo completo en Skift. 

Suscríbete a nuestro Newsletter


Un comentario en “La venta directa de los hoteles no es un gran problema para las OTAs

  1. Esto ocurre en España debido a la ausencia de una legislación que ampare a los hoteleros en contra de las cláusulas abusibas sobre la paridad de precios e inventario. En Francia esta situación está cambiando desde la aplicación de la Ley Macron que declara nulas este tipo de acuerdos. Los clientes están volviendo a las páginas webs oficiales de los hoteles al ver tarifas más baratas y disponibilidad distinta a las de las OTAs. Cualquier hotelero de París ya aplica mejores precios en sus canales directos, obteniendo excelentes resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *