La transformación digital ha revolucionado la forma de entender y acceder al mundo del turismo. Los libros de mapas de carretera se han visto reemplazados por apps que buscan y ofrecen las rutas más rápidas. Incluso algunas compañías de transporte ya permiten llevar la tarjeta de embarque en el smartwatch.

No es nada nuevo. El sector del turismo se ha convertido en líder del ecommerce en Europa y factura más de 260.000 millones de euros al año, de los cuales más del 50% proceden del entorno online, según el último informe de la consultora Phocuswright. Sólo hay un responsable de estas cifras: la transformación digital que ha vivido el sector. Desde IMF Business School han querido realizar una comparativa de la evolución que ha sufrido el perfil del turista en los últimos años, coincidiendo con la celebración el próximo 27 de septiembre del Día Mundial del Turismo:

El cambio ha sido rápido. Tras el turista tradicional, conocido como Turista 1.0 o Consumer, que busca la ayuda de una agencia externa para que planifique y organice de principio a fin su viaje, apareció el Turista 2.0 o Prosumer. La mayoría de los agentes del sector creen que este viajero social corresponde con el perfil actual, que reserva sus vuelos y hoteles por Internet, además de compartir sus fotos y opiniones del viaje.

Hoy en día el 45% de los turistas utiliza su móvil para reservar actividades mientras están viajando, no sólo antes de emprender el viaje; casi tres cuartas partes (72%) para buscar restaurantes y un tercio (34%) quiere que su alojamiento ofrezca el check-in en el móvil, según el estudio ‘Viajero conectado’ de TripAdvisor. El reto del sector ahora es conectar con ese nuevo turista: conocido como el viajero 3.0. Nativos digitales que han revolucionado la forma de hacer turismo.

El nuevo turista 3.0 o Adprosumer es el verdadero visionario de este sector. Centra sus elecciones en las opiniones y experiencias de los demás y ejecuta sus decisiones a través de su smartphone. Pero no sólo eso. Para llegar a un lugar usa la aplicación Waze, planea su viaje gracias a Tripadvisor y, finalmente, comparte su experiencia a través de redes sociales al instante. Muchos le conocen como el turista colaborativo, puesto que en su viaje planea desde compartir su coche en Blablacar hasta reservar su estancia en Airbnb, pasando por utilizar plataformas de intercambio de servicios, rutas online realizadas por otros usuarios o guías autóctonos, gracias a Trip4real, por citar sólo algunos ejemplos de este tendencia.

Cómo fidelizar al turista 3.0

El reto de los empresarios radica ahora en desarrollar aplicaciones y plataformas móviles capaces de cubrir las exigencias y necesidades de estos nuevos consumidores. Para ello necesitan conocer e integrar estos nuevos modelos de negocio “Peer to Peer”.  

Para Carlos Martínez, CEO de IMF International Business School, “el sector del turismo vive en continuo cambio. Es una industria voluble que demanda profesionales especializados y actualizados. Somos conscientes de la necesidad de hacer hincapié en fortalecer el aprendizaje aplicado de competencias digitales, más allá de la utilización específica de las TIC. El desafío es grande, al igual que la recompensa: seguir siendo actores protagonistas del mundo que viene”.

Suscríbete a nuestro Newsletter


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *