Hay que reconocerle a Michael O’Leary, CEO de Ryanair, que es una auténtica estrella del rock del sector travel. Sus declaraciones nunca dejan indiferentes y su presencia acapara la atención de los medios de comunicación, tal y como sucedió ayer en Madrid y Barcelona, donde el máximo responsable de la compañía compartió, junto a Kenny Jacobs –su director de Marketing– los datos de crecimiento de la compañía en los sus dos principales hubs en España.

O’Leary llegó tarde a la rueda de prensa, pero no fue culpa de uno de sus aviones, sino –cómo no– de la enésima huelga de controladores aéreos en Francia, un tema con el que Ryanair se ha mostrado particularmente beligerante en los últimos meses, llegando incluso a sugerir que en este tipo de situaciones otros países pudieran gestionar el control del espacio aéreo francés.

En cualquier caso, la política de tarifas de Ryanair, aderezado con la crisis de Vueling –que O’Leary no dejó de mencionar y celebrar en su intervención–, ha colocado a su compañía en una posición dominante en el mercado de las low cost. En Madrid, la aerolínea abrirá tres nuevas rutas a Luxemburgo, Newcastle y Verona, extenderá sus operaciones a Bruselas, Sofía, Toulouse y Breslavia (Wroclaw) durante el verano, y ampliará las frecuencias a Eindhoven, Milán Bérgamo y Rabat. Con todo ello, Ryanair prevé transportar 6,5 millones de pasajeros al año, lo que supone un crecimiento de tráfico del 6 por ciento para el 2017, y mantener 4.900 puestos de trabajo en el aeropuerto de Madrid.

En el caso de Barcelona para la próxima temporada de 2017, Ryanair contará con una nueva ruta a Sofía y frecuencias adicionales a Oporto. Todo esto hará posible transportar un total de 6,9 millones de clientes y mantener 5.200 puestos de trabajo en el aeropuerto de Barcelona El Prat.

Preguntado por la inestabilidad política en España y por las posibles consecuencias del Brexit en el Reino Unido, O’Leary aseguro que “hemos demostrado que somos bastante malos eligiendo bando cuando se trata de cuestiones políticas, ya que defendimos la permanencia del Reino Unido en Europa. Su salida no va a traer graves consecuencias, al menos en los próximos dos o tres años, pero puede dejarse si finalmente Reino Unido abandona el mercado único y la libre circulación de personas, dos conceptos que van unidos. Además, en nuestro sector traería consecuencias para compañías como IAG, ya que British Airways e Iberia no podrían formar parte de la misma compañía al necesitar más de un 50 por ciento del capital británico o europeo, respectivamente, para poder operar”.

13483053_10154383338124916_2526213486207672141_o.jpg

Ryanair Rooms, una oportunidad para los hoteles

Kenny Jacobs, director de Marketing de Ryanair, adelantó que la filosofía de la compañía con respecto a nuevos modelos de negocio va a dar muchas sorpresas: “de todas las aerolíneas, la nuestra tiene la web con un mayor número de visitas, lo que supone una oportunidad, ya que a través de ella podemos vender lo que sea”. Con respecto a Ryanair Rooms, que se pondrá en marcha el próximo 1 de octubre, Jacobs recordó que “queremos trasladar nuestra filosofía a la venta de noches de hotel, ofreciendo a los clientes los precios más bajos” y lanzó un mensaje a los hoteles españoles: “Ryanair Rooms será una fantástica oportunidad para que los hoteles vendan sus habitaciones a través de un canal más barato que los tradicionales, pero es importante que cuiden su política de precios. Si España se convierte en un destino caro desaprovechará todo el turismo prestado de otros destinos en problemas como Turquía”.

Juan Daniel Núñez es editor de SmartTravelNews, el primer medio online en español especializado en innovación y tecnología para el sector turístico y de los viajes.

Suscríbete a nuestro Newsletter


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *