Para especialistas en marketing turístico interesados en las nuevas posibilidades que ofrece la realidad virtual, la cuestión más importante es, a menudo, la más básica: ¿qué contenido es necesario crear? La mayoría de los expertos de la industria de la realidad virtual sugieren que la clave es centrarse en el contenido original en lugar de tratar de cambiar la finalidad de un vídeo de 360 grados ya existente. “La mayoría de las marcas están creando su propio contenido original”, dijo Mandelbaum de YouVisit, a Skift. “en primer lugar, no es como el vídeo tradicional, del que ya existe infinidad de material. En segundo lugar, las marcas que están invirtiendo en realidad virtual quieren ‘hacerlo bien'”.

Con contenido original, otra cuestión clave es la inversión necesaria. Fuentes familiarizadas con productoras de este tipo de vídeo aseguran que el rodaje típico puede variar en precio desde los 15.000 hasta los 100.000 euros, aunque otros insisten en que los costes pueden ser bastante más baratos si tenemos en cuenta las nuevas cámaras que llegan al mercado. “Los bloques de construcción básicos de la imagen para la realidad virtual no son difíciles en absoluto. No es necesario gastar mucho dinero”, analiza Ando Shah, un director de VR y ex ingeniero. “Es en realidad el mismo presupuesto que para un cortometraje de destino si se obtiene una de estas cámaras de bajo cose”.

Una vez establecido el presupuesto de producción, la siguiente pregunta es qué tipo de experiencia se va a crear. Para muchos expertos en vídeo de realidad virtual, la clave es simplemente experimentar y centrarse en la captura de una experiencia realmente envolvente. “En este momento, la tendencia es no complicarse con la historia y centrarse en la inmersión”, dijo Shah. “Contar historias es mucho más difícil, sobre todo porque el lenguaje no está escrito para la realidad virtual aún. ¿Cómo se realiza el montaje? ¿Cómo funciona el sonido? Todas estas son cuestiones importantes que están siendo averiguadas en este momento”.

Responsables de Turismo de Australia advierten que sólo porque algo se muestre en realidad virtual no hace por defecto que sea atractivo para los consumidores. “La única realidad sobre esta nueva herramienta, y algunas marcas lo están haciendo bien, otras no tanto, es que no hace que algo que es muy aburrido sea repente interesante”, afirma Lisa Ronson, responsable de Turismo en Australia.

Más información en Skift.

Suscríbete a nuestro Newsletter


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *