Después de cruzar América y recientemente el Océano Atlántico sin una sola gota de combustible, Solar Impulse 2 –el avión solar diseñado por los suizos Bertrand Piccard y André Borschberg– despegó de España la pasada madrugada para intentar cruzar del Mar Mediterráneo.

El vuelo, que se espera que dure dos días y dos noches, dependiendo de las condiciones climáticas, es la penúltima etapa en el intento de lograr el primer vuelo solar capaz de dar la vuelta al mundo, y cuyo objetivo es demostrar que las tecnologías limpias pueden lograr lo imposible.

Dos semanas y media después de cruzar el Océano Atlántico procedente de Nueva York, André Borschberg se puso de nuevo a los mandos de Si2 en el aeropuerto de Sevilla, España y se espera que aterrice en el aeropuerto internacional de El Cairo, Egipto, el 13 de julio día a las 9:00 am hora local (GMT + 2) después de un vuelo de aproximadamente 2.200 kilómetros, en el que recorrerá el espacio aéreo de España, Argelia, Túnez, Malta, Grecia y finalmente Egipto.

27744060756_fc2783e928_k.jpg

“Este vuelo a través de toda Europa tocará un gran número de países, muy diversos en cuanto a la cultura, el clima y la geografía. Pero además tienen un denominador común: el beneficio potencial del uso de energías renovables y tecnologías limpias”, dijo André Borschberg, cofundador y CEO, en estos momentos a los mandos del avión solar.

Junto con su equipo y colaboradores, Bertrand Piccard y André Borschberg están tratando de completar el primer vuelo alrededor del mundo sin combustible para demostrar que el mundo se puede hacer funcionar con tecnologías limpias, que pueden ser utilizadas no sólo en el aire, sino también en el suelo, y que tienen el potencial de cambiar los hábitos individuales, de las sociedades y de los mercados de una manera sin precedentes.

Suscríbete a nuestro Newsletter


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *