Desde su lanzamiento en 2008, Airbnb ha crecido de manera exponencial hasta convertirse en la segunda compañía más importante a escala global en nuestro sector, sólo por detrás de Priceline. Su valor en bolsa ya supera claramente los 20.000 millones de euros y su crecimiento, tanto en uso como en inventario, es imparable. Para muchos, Airbnb podría ser incluso el próximo gran canal de distribución hotelera, lo cual no es del todo descabellado si comparamos las comisiones que pagan los hoteles a las agencias online en comparación con el 3 por ciento que se paga a Airbnb por el uso de la plataforma.

Sin olvidar las complicaciones legales que la compañía está viviendo en muchas ciudades, cabe valorar el verdadero impacto que Airbnb ha tenido no sólo en los alojamientos tradicionales, sino en las propias agencias online como Booking.com o Expedia, sobre todo si tenemos en cuenta que comparten muchas similitudes como plataformas de reserva.

Un nuevo estudio, realizado por la empresa 7Park Data, trata de demostrar que, al menos en lo que se refiere a las agencias online, la irrupción de Airbnb no ha supuesto un desgaste significativo de su negocio. De hecho, el informe asegura que el gasto en agencias online se ha reducido apenas un 2 por ciento en el último año y que el impacto para los hoteles, de aquí a 2020, apenas superará el 5 por ciento.

Uno de los principales argumentos de Airbnb en su relación con los hoteles es la convicción de que su negocio es incremental y que los viajeros que utilizan en Airbnb realizan viajes que no se hubieran producido de otra manera de no ser por la existencia de esta nueva web. Según el estudio, esto podría ser cierto en buena medida.

Otro de los argumentos de marketing más repetidos por Airbnb es la posibilidad de ofrecer a los usuarios una experiencia local. Recientemente, Phocuswright demostró que esto no era del todo cierto, ya que vivir ese tipo de experiencia no estaba entre los principales motivos por los que un usuario elige alojarse a través de Airbnb. Del mismo modo que sucede cuando los usuarios visitan otras agencias online, el precio y la localización juegan un papel verdaderamente decisivo.

En cualquier caso, Airbnb insiste en esta idea y está probando un servicio denominado “City Hosts”, con el que los usuarios pueden contratar los servicios de guías de viaje personalizados que se encargan de que los viajeros puedan acceder a una lista de experiencias concretas por destino. En este momento, el servicio está a prueba en ciudades como San Francisco, Londreds, Los Angeles, París o Tokio.

Suscríbete a nuestro Newsletter


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *